CUENTOS

UN DÍA DE SONRISAS

 

Una niña llamada Sofía nació el 1 de mayo de 2001, quien tenía todo lo que quería y nunca mostraba una sonrisa por sus regalos, era una niña amargada que en su vida no había sonreído. Nunca estaba conforme, un día jugaba con sus juguetes y al otro día estaba de nuevo enojada.

 

Su madre tenía la esperanza de que en su cumpleaños Nº 10 mostrara por fin una sonrisa. En su escuela no tenía amigos y por tal razón le decían niña fea.

Cuando su cumpleaños se acercaba Sofía le dijo a su madre que ella no quería nada de cumpleaños que el mejor regalo era dejarla sola todo el día. Cuando llegó su cumpleaños necesitaba un poco de cariño. Ella no vivía con su padre pero su mamá nunca pensó que eso la tenía así. De pronto suena el timbre y era Manuel el papá de Sofía, ella sale de su cuarto con una sonrisa inmensa y por fin tuvo un DIA DE SONRISAS.

MELANIE Y LOS DULCES

Una vez nació una pequeña niña llamada Melanie que nunca había probado un dulce. A sus 4 años empezó a conocer la importancia de no comer tanto dulce ya que podía dar una enfermedad como la diabetes. Desde que ella supo eso se asustó demasiado y prefirió en su vida comer dulces. Su madre le pregunto qué porque no comía dulces y ella le explico todo, su madre no entendía que solo por comer 1 dulce a la semana podía causar una enfermedad por eso decidió acudir al médico para que le diera explicaciones de este “MAL”.

 

El médico le dijo que si comía más de 6 dulces al día podía ser peligroso pero que si solo comía 2 dulces a la semana no pasaba nada. María al ver a su hija sin probar un solo dulce decidió hacerle un árbol de chocolate a su hija. Melanie no quiso entrar a la casa de chocolate porque pensó que el chocolate era mucho más peligroso.

 

María invito a varias amigas de Melanie para que le mostraran a Melanie que los dulces no eran peligrosos si no comía muchos. Melanie regreso de su escuela y vio a sus amigas en el árbol de chocolate y se dio cuenta que los dulces no eran peligrosos si no comía tantos. 

¡SOMBRERO DEL TIEMPO!

El 29 de abril de 1988 nació  Mipens, quien se convirtió en un gran mago. Su sueño siempre fue ser mago o escritor,  su escritor favorito era el señor Carlos Silva y  su mago favorito era Jorge Blass.

 

 Él siempre quiso  encontrar la forma de viajar en el tiempo, pues quería volver al pasado o conocer el futuro, por ello estudió en una escuela de magos, para así poder hacer realidad su sueño.

 

 Fue creciendo y fue descubriendo que si se podía hacer objetos para viajar en el tiempo, un día que estaba solo en su apartamento y tubo la gran idea de cómo hacer una máquina, empezó a escribir y a dibujar dando así vida al “Sombrero del tiempo”. Su gran inspiración fue recordar que cuando niño le encantaban todo tipo de sombreros.

 

 Este maravilloso sombrero tenía un control mágico que debía ser manejado con mucho cuidado, ya que si se hacía algo mal o se dañaba un botón la persona que lo estaba utilizando quedaría para siempre perdida en el tiempo.

 

 Mipens viajó por todo el mundo llevando su gran invento, y siendo un gran ejemplo para todos los niños que como él también querían ser magos. 

LO MEJOR QUE HAY EN MI VIDA

Una vez nació un pequeño niño llamado Pedro al que le encantaban los peluches. Una linda noche de estrellas floreció la navidad donde Pedro quiso pedir a Papá Noel un lindo Peluche azul. Cuando llego la hora de destapar los regalos el pequeño Pedro por fin tuvo en sus brazos al Peluche azul, cuando lo cogió grito fuertemente ESTO ES LO MEJOR QUE HAY EN MI VIDA.

 

Su madre lo escucho y lo abrazo mucho tiempo y dijo “Tú eres mi mayor felicidad”. Juntos dijeron esto al mismo tiempo, Pedro por su parte lo dijo por el peluche y su madre por tener un hijo tan maravilloso como Pedro. Su padre cuando llego a casa vio a su hijo y a su esposa abrazados pasando la navidad sin nadie, dejo su mochila en la sala y corrió rápidamente a coger a su hijo y a su esposa dándoles un fuerte abrazo y un lindo beso.

 

 Ellos pasaron solos la navidad pero fue: LO MEJOR QUE LES PASO EN LA VIDA.

MITU Y YO

Hace un tiempo me encontré una… oh perdón no me he presentado mi nombre es Flemina de las nubes pero me dicen Fleri, bueno, como les decía, hace un tiempo me encontré una hermosa perrita, era bebé, estaba al lado de su madre herida, pues no había tenido un parto normal, cuando la vi llame a mi mami... – Alo, hola mamita, necesito decirte algo, te veo en casa, adiós. Yo lleve a la perrita con su madre a mi hogar, trate de salvarla pero no pude. Meses después creció la pequeña perrita pero ya estaba cansada de decirle “PERRITA BELLA” así que tome la decisión de ponerle Mitu.

 

La mama de Mitu se quedó en la veterinaria pero mi mascotita no tenía leche suficiente, pero mi tío Jamplenu tenía una finca, el tenia de todo, por eso iba cada mañana a ordeñar leche para Mitu. Años después Mi princesita ya no era bebé y pensé en hacerle una fiesta de cumpleaños, dicho y hecho, así lo hice, le preparé una gran reunión junto a familiares y amigos, y yo feliz de compartir el resto de mis días con mi Princesita.

LA MALETA DE DULCES

-Mamá, Papá, ya entrare al colegio y no me han comprado los útiles ni mi maleta.

 

-Espera con calma hija, todavía queda más de 15 días – interrumpe Mamá Recabita.

 

 Me voy enfurecida a mi cuarto, aburrida llame a mi mejor amiga Fer para contarle todo. Ya estaba tan cansada que me quede dormida. Al día siguiente me fui con mi hermana Toyinma y mi sobrina Lucima al centro comercial, veo unas maletas divinas para llevar a mi colegio, pero una era especial y muy cara ¡¡ERA UNA MALETA DE DULCES!! No lo podía creer -¿una maleta de dulces en Colombia?- me pregunte. Mi hermana Toyinma al ver esto llamó a mi papá Tenoco –Alo, hola papito, necesito que vengas urgente, ya está listo todo. –Okey Toyi, okey. Mis padres llegaron y no me di ni cuenta. –Hola hija, vamos a casa, espéranos en el auto. – Me dice papá. -No la trates así Tenoco, es una niña. Mira hija te…………….. - Nooo Recabita, no le digas es una sorpresa! – Le dice mi Papá a mi Mamita Recabita. – No señores, no quiero irme con ustedes, me iré con mi hermana, - Les replico. – Claro que no Flemina, te iras con nosotros y punto. – Me dice mi padre.

 

 Espere varias horas y no llegaban. 2 horas después, mis padres llegaron con una bolsa gigante, la destapo y al sacar su contenido todos me gritan…. ¡¡¡¡SORPRESA!!!! , yo les digo con emoción, -Oh, mi maleta de dulces, no puede ser…. LOS AMO!

 Mis padres felices me abrasan y yo quede, muy contenta con mi regalo.  

+031 (285) 50 - 42

+031 (768) 43 - 45

Cll 78 Sur No. 8 B 16 Este

Barrio La Andrea

Designed by Hand Made Creative Agency © 2019