Pautas para el manejo del Deficit Atencional con Hiperactividad

Repita instrucciones. Escriba instrucciones. Diga instrucciones. Repita Instrucciones. Los niños con TDA necesitan oír las cosas más de una vez. Asegúrese de que entendió lo que usted le dijo pidiendo que lo repita él. 

Anuncie lo que va a decir antes de decirlo. Dígalo. Luego diga lo que usted ha dicho. Ya que muchos niños con TDA aprenden mejor  visualmente que por medio de la voz, si puede escribir lo que va a decir así como lo que está diciendo, puede ser de mayor utilidad. Esta forma de estructurar sirve como una forma que pone las ideas en su sitio.

Simplifique las instrucciones. Simplifique las posibilidades de elecciones. Simplifique mediante uso de calendarios. Cuanto más simple sea el lenguaje, mayor la posibilidad de ser comprendido. Pero diga las cosas de manera que llamen la atención y explíquelas de varias maneras diferentes.

Establezca límites. Esto es una forma de contener sin castigar. Hágalo de forma consistente, predecible, oportuna y planificada. No entre en discusiones o justificaciones complicadas. Tome el control.

Trate de ayudar a los niños a hacer sus propios calendarios de actividades para después de la escuela, en un esfuerzo por evitar uno de los marcadores más importantes del TDA: postergar, dejar para después. Además permite controlar un poco la impulsividad.

Permita válvulas de escape tales como interrumpir por 5 o 10 minutos las tareas, luego de haber estudiado por lo menos 40 minutos. O dispersarse por unos momentos, de esta manera se le permite aprender una nueva herramienta tan importante como es la autobservación y auto modulación. frecuentemente.

Los niños con TDA se benefician enormemente de "retroalimentación" frecuente. Los mantiene en el camino, déjelos saber qué se espera de ellos y si ellos están alcanzando sus metas, puede ser muy alentador.

Divida las actividades largas en varias actividades cortas. Esta es una de las técnicas cruciales entre todas las técnicas de enseñanza para niños con TDA. Las actividades largas rápidamente agotan al niño y él regresará al tipo de respuesta emocional anterior: "yo nunca seré capaz de hacer esto". Dividiendo el trabajo en partes más manejables, cada componente aparece suficientemente pequeño para ser realizado, el niño puede dejar de lado la sensación de estar agotado. En general, estos niños, pueden hacer más de lo que ellos mismos piensan. Dividiendo los trabajos, los padres pueden dejar al niño que se de cuenta de esto por sí mismo. Con los niños pequeños esto puede ser extremadamente importante para evitar "la aparición de las rabietas" que son las primeras  bases de la frustración anticipada. Y con niños mayores puede ayudarlos a evitar las actitudes de derrota, que se presentan tan frecuentemente en su camino.

Busque y subraye el éxito tanto como sea posible. Estos niños viven con tantas fallas que ellos necesitan todo el empuje positivo. Estos niños necesitan y se benefician de los elogios y la premiación. Frecuentemente el aspecto más devastador de estos niños no es el TDA en sí, sino el daño secundario hecho a la autoestima.

Use la "retroalimentación" que ayude a los niños a hacerse autobservadores. Ellos no tienen idea de cómo se encuentran o cómo se han estado comportando. Trate de darle esta información de forma constructiva. Haga preguntas como: ¿sabes lo que acabas de hacer?  ¿cómo crees tú que pudieras haber dicho o hecho eso en forma diferente? ¿Por qué crees que paso X consecuencia?

Un sistema de bonificación con puntos es una posibilidad como parte de una cambio de comportamiento o un sistema de recompensa para los más pequeños. Los niños con TDA responden bien a recompensas e incentivos.

Los premios y/o recompensas deben aplicarse de forma inmediata a lo que deseamos reforzar. Es importante que el niño pueda asociar el premio a la conducta que deseamos. Los refuerzos deben ser posibles, fáciles y disponibles de inmediato.

Preferiblemente utilice premios en lugar de castigos. El niño debe sentir el hogar como algo estimulante en donde se le aprecia, se le quiere y se le enseña. Utilice los castigos como último recurso.

Haga lo posible por no prestar atención a las conductas no deseadas y aplicar refuerzo a las que considere apropiada.

No pretender cambiar las conductas no deseadas todas al mismo tiempo. Lo más indicado es escoge una o dos conductas que sean las que más difíciles. Si queremos cambiarlas todas al mismo tiempo, lo más probable es que fracasemos.

Ejercicio. Uno de los mejores tratamientos para el TDA, tanto en niños como en adultos, es el ejercicio, preferiblemente vigoroso. El ejercicio ayuda a gastar el exceso de energía, ayuda a enfocar la atención, estimula ciertas hormonas y neurotransmisores que son beneficiosos en estos casos, y es divertido. Asegúrese de que sea divertido, así el niño lo seguirá haciendo el resto de su vida.

QUE NO HACER!

  • No lo saque de actividades constructivas o deportivas, pues le limita las áreas donde hay oportunidades de desarrollo social.

  • No lo castigue por tiempos poco razonables, la sanción debe ser JUSTA, OPORTUNA Y NO NEGOCIABLE.

  • No le quite todo lo que le gusta al tiempo.

  • No aplique sanciones mayores en el momento de la conducta inapropiada, infórmele que lo va a pensar en compañía de su pareja, cuando están calmados y permita a su hijo opinar lo que en su parecer seria una sanción razonable para el y aplíquela si es razonable también para ustedes.

  • Administrar refuerzos (premios, elogios, actividades agradables para él) y consecuencias mas inmediatas.

  • Usar incentivos antes que castigos.

  • Actuar, no amenazar, no dar cantaleta.

  • Buscar la consistencia (ambos padres deben estar de acuerdo con las decisiones y actuar coordinadamente (No se desautorizarse uno al otro).

  • No personalizar los problemas.

¿QUE HACER?

  • Cuando se utilice la suspensión de salidas, el control sobre el tiempo de televisión o la suspensión de privilegios, quite la menor cantidad posible al comienzo, de esta manera tendrá como seguir incrementando las consecuencias.

  • Si uno de los padres se siente muy enojado, estresado e irritable en forma crónica, divida las tareas de responsabilidad claramente y asigne al padre mas calmado la tarea de comunicarse con el niño(a) sobre las dificultades.

  • Haga conocer para todos las reglas familiares e informe que se espera que se cumplan las reglas.

  • En caso de violación de las normas aplique en forma OPORTUNA y CONSISTENTE las consecuencias a la violación, recuerde siempre que su mensaje verbal debe ser concordante con el mensaje no verbal y manténgase controlado para que el mensaje sea apropiado al nivel de la regla que fue incumplida.

REGLAS QUE SON PARTE DE LA RUTINA Y QUE SE ESPERA SEAN SEGUIDAS

  • Mantener el cuarto organizado y limpio.

  • Cumplir con la agenda familiar y personal.

  • Estudiar cada día.

  • Preparar los útiles, uniformes y materiales para el colegio desde el día anterior.

  • Ayudar a las tareas familiares.

  • Mantener los paseos y viajes familiares en paz.

  • No presentar desobediencia.

  • No juegos rudos en casa.

REGLAS PARA LOS PADRES CUANDO SE ASIGNAN TAREAS

  • Estar seguros de que el niño(a) escuchó y recuerda correctamente la tarea asignada.

  • Tiene las consecuencias de la tarea correctamente entendidas.

  • Conoce cual es el final de la tarea.

  • Conoce exactamente como, cuando, y donde se revisara la tarea.

Andrea Diaz Duarte

Neuropsicologa Infantil

Pontificia Universidad Javeriana - Cali

+031 (285) 50 - 42

+031 (768) 43 - 45

Cll 78 Sur No. 8 B 16 Este

Barrio La Andrea

Designed by Hand Made Creative Agency © 2019