PERDER EL AÑO ESCOLAR, UNA TAREA PENDIENTE DE LA FAMILIA

Aprobar o reprobar es una decisión difícil en la que deben estar involucrados los padres y el colegio. El impacto de la repetición puede ser distinto para cada niño dependiendo de muchos aspectos principalmente el que tiene que ver con las diferencias individuales. Muchos niños se benefician con el hecho de volver a cursar un grado, y los cambios, aunque dolorosos puedenreportar resultados positivos. Sin embargo, para otros la correlación es negativa ya que puedeexperimentarse como una fuerte sensación de fracaso lo que se traduciría muy seguramente en un menor desempeño.

 Para los niños pequeños la mayoría de las veces esta decisión resulta beneficiosa, ya que lainmadurez es el motivo más frecuente por el cual no alcanzan los objetivos curriculares. El asunto, en este caso, es cuestión de tiempo y "quedarse repitiendo" es ganar en autoestima,confianza y seguridad en sí mismo. Cuando son adolescentes la situación es un poco más difícil porque las relaciones sociales están más estructuradas y no avanzar al año siguiente implica el alejamiento de su grupo de amigos que en ese momento es un referente de gran influencia. Sin embargo, muchas veces ellos mismos son conscientes que avanzar con ‘lagunas’ puede acarrearles más problemas en los años siguientes.

 

 De cualquier forma, lo más importante es evaluar de manera precisa la situación particularcon el propósito de comprender los factores que influyen en el aprendizaje exitoso. Perder el año no tiene que ser una tragedia familiar pero tampoco es un asunto que deba tomarse a la ligera.

 

Los motivos

 

Las causas por las cuales el niño no está rindiendo deben ser valoradas antes de terminar el año. No es sensato atribuir en su totalidad a los niños o al colegio la responsabilidad por los fracasos académicos. Los padres y el colegio deben detectar dónde está el problema del bajo rendimiento.

Es importante evaluar los niveles de competencia del niño, el tipo de dificultades académicas que presenta o las faltas de disciplina. Si perdió varias áreas, si el tema es reiterativo o se presenta de manera aislada. Descartar dificultades de salud física. Cerciorarse si el niño oye, ve y percibe bien; si está bien alimentado, y en general, si tiene un buen estado de salud. También muchas dolencias físicas menores pueden disminuir temporalmente los lapsos de atención, la capacidad de análisis o la concentración.

La vida familiar, es otro aspecto fundamental a considerar. Muchos de los fracasos en el colegio tienen su origen en problemas en casa que no han sido manejados adecuadamente, como las peleas de los padres, la separación, los fracasos económicos, la enfermedad o la pérdida de un ser querido.

 

Otros factores como la escasez de recursos personales para el aprendizaje, una práctica inadecuada de hábitos de estudio, la falta de supervisión por parte de los adultos o un mal ambiente de trabajo en casa, pueden desmotivar al pequeño y bajar sus estándares de rendimiento. Igualmente, los cambios evolutivos como el arribo a la adolescencia, lasdificultades de autoestima o los fracasos escolares repetidos, son variables que tienen unimpacto negativo en el desempeño escolar.

Situaciones particulares dentro del medio escolar tales como peleas con los compañeros,desacuerdos con el profesor, criterios de evaluación demasiado estrictos, problemas de disciplina o de otra índole pueden también reflejarse en malas notas.

 

Cómo ayudar de una manera eficaz

* Comparta sus preocupaciones con el colegio. No sólo evalúe el resultado en términos de las calificaciones, tenga en cuenta también la calidad del proceso.

* Identifique de manera detallada las dificultades. Los niños deben saber puntualmente en que fallaron.

* Hable con el niño. Oriente una autoevaluación reflexiva. Pregúntele qué piensa y cómo cree que se podrían solucionar las dificultades. Aún los más pequeños tienen una idea sobre lo que pasa.

* Los castigos, los insultos y las descalificaciones son inservibles y contraproducentes y hacen que el niño se atasque más en la dificultad. Juicios como eres un fracaso, un vago o un torpe hieren su autoestima y aumentan su sensación de incapacidad.

* No haga tanto énfasis en las dificultades. Concentre sus esfuerzos en buscar la raíz del problema y plantear estrategias constructivas y viables

* Exprese al niño sin tapujos las exigencias y obligaciones que usted considere pertinentes para el caso. Con serenidad pero con firmeza hágale saber que estudiar es su obligación y que esto no es negociable.

* Evalúe el tipo de mensaje que le transmite a su hijo. Muchas veces la angustia aparece más en los padres que se sienten frustrados y se cuestionan por su fracaso

* Cambiar de colegio es una decisión con implicaciones importantes. Al considerarlo, es necesario revisar muchos aspectos. Es verdad que no todos los colegios son para todos los niños, pero ésta no puede plantearse como una solución en sí misma.

* La ayuda profesional es un valioso recurso para avanzar en este proceso.

* Sopese la situación. No se empecine en que pase el año a toda costa. Repetir puede ser una oportunidad real para mejorar, nivelarse y tener la sensación percibida de logro. Tampoco se quede en la posición facilista de que quedarse en el mismo grado escolar resuelve todo.

+031 (285) 50 - 42

+031 (768) 43 - 45

Cll 78 Sur No. 8 B 16 Este

Barrio La Andrea

Designed by Hand Made Creative Agency © 2019